Make your own free website on Tripod.com

Iglesia Adventista Del Séptimo Día - Central Chorrillos

Ministerio del  Menor

Home
Junta Directiva
Informe Económico Mensual
Paradero Desconocido
Plan de Trabajo
Días de culto
Proyectos
Feligresía de Iglesia
Bautismos
Creencias
El Anciano de Iglesia
El Mayordomo
Ministerio Personal
Secretaría de Iglesia
Tesorería de Iglesia
Ministerio de la Mujer
Sociedad de Jóvenes
Ministerio del Menor
Escuela Sabática
Dorcas
Diáconos
Diaconizas
Hogar y Familia
Elección de Dirigentes
Historia nuestra
Reunión Administrativa
Sistema Organizacional
Disciplina Eclesiástica
Servicio de Comunión
El Sábado
El Diezmo y Las Ofrendas
Alabanza Congregacional
Recreación & Diversión
El Homosexualismo
"Los 7"
Los Profetas
El Anticristo
Los 144,000
Los Diez Mandamientos
El Tiempo de Angustia
Vínculos


Material para niños

Historias Infantiles (audio)

Jesús bendice a los niños

Entonces le trajeron unos niños a Jesús, para que les impusiera las manos, y orara por ellos. Y los discípulos los reprendieron. Pero Jesús les dijo: "Dejad a los niños venir a mí. No les impidáis, porque de los que son como ellos es el reino de los cielos". Y él puso sus manos sobre ellos, y partió de allí.   (Mateo 19:13-15)

    PROPÓSITO

El propósito de la Sociedad de Menores Adventistas es similar al de la Sociedad de Jóvenes Adventistas: Formar el carácter, proveer una oportunidad para la interacción social, capacitar en liderazgo e involucrar a los menores en el servicio cristiano. En los pases donde hay escuelas de iglesia, la Sociedad de Menores Adventistas generalmente forma parte del currículo espiritual de la escuela.

 

Departamento de Ministerio de los Niños

 

El departamento de Ministerios de los Niños fue organizado para promover y coordinar el ministerio en favor de los niños de la iglesia, e involucrarlos en el servicio a los demás. La orden de Cristo para alimentar a los corderos del rebaño proporciona el empuje para que la iglesia satisfaga las necesidades de edificación, compañerismo, adoración, mayordoma y misioneras
de los niños.


Las activas mentes de los niños construyen significados de cada experiencia. "No se puede exagerar la importancia de la educación precoz de los niños. Las lecciones que aprende el niño en los primeros siete años de vida tienen más que ver con la formación de su carácter que todo lo que aprende en los años futuros" (Conducción del niño, p. 177). Este es el momento para comenzar a educarlos "para que sean pensadores, y no meros reflectores de los pensamientos de otros hombres" (La educación, p. 17).


"Cuando Jesús dijo a sus discípulos que no impidiesen a los niños que fueran a él, hablaba a los que le seguirán en todos los siglos, a los dirigentes de la iglesia, a los ministros y sus ayudantes y a todos los cristianos. Jesús está atrayendo a los niños y nos ordena: "Dejad los niños venir a mí".
Es como si nos dijese: Vendrán a mí si no los impedís" (El Deseado de todas las gentes, p. 476).


"Todo niño puede aprender como Jesús" (El Deseado de todas las gentes, p. 51).


Ministerio en favor de los niños adventistas.

 

 Cada miembro de la iglesia tiene la responsabilidad de ejercer una influencia positiva sobre los
niños. Ofreciéndoles la oportunidad de la participación, la interacción y el liderazgo en diversos ambientes; dándoles un sentido de inclusión como valiosos miembros de la familia de la iglesia, guiándolos a Jesús y enseñándoles a ver la vida a través de la perspectiva adventista del séptimo día.

 

Las maneras para fortalecer la vida espiritual de los niños adventistas pueden incluir:


  • a. La Escuela Sabática (bajo la responsabilidad del departamento de Escuela Sabática).
    b. Club de conquistadores y Club de Aventureros (bajo la responsabilidad del departamento de Jóvenes).
    c. Reunión de oración de los niños, realizada el mismo tiempo y en el mismo lugar que la reunión de oración de los adultos.
    d. Una clase bautismal para los niños que expresan el deseo de bautizarse, pero que son considerados demasiado jóvenes.
    e. Club bíblico de los niños, los sábados de tarde, que los compromete en una significativa y apropiada observancia del sábado.
    f. Instrucción religiosa semanal para niños adventistas que no asisten a la escuela de la iglesia.
    g. Grupos pequeños de niños trayendo a otros niños cada semana para discusión, estudio de la Biblia y compañerismo.
    h. Coros infantiles.
    i. Congresos de niños (de la ciudad, o del distrito, o del Campo /Misión/Asociación) para dar oportunidades de que los niños y sus padres experimenten la capacitación en liderazgo, inspiración y compañerismo.


Ministerio en favor de los niños no adventistas.

 

La Biblia dice claramente que Dios se preocupa especialmente por los niños que no están en la familia de la iglesia. Alcanzar a estos niños poniéndolos dentro de la influencia de la iglesia tendrᇠresultados de largo alcance, uno de los cuales será ganar a los padres para el Seor. El departamento de Ministerios de los Niños tiene la responsabilidad de realizar los programas misioneros tradicionales, tales como: Escuelas cristianas de vacaciones, filiales de la Escuela Sabática para niños, Clubes bíblicos de la vecindad y la Hora de la historia.

 

 En adición, la iglesia puede extender el ministerio en favor de los niños siguiendo estas clases de programas:

  • a. Servicio adventista de cuidado diurno.
    b. Programas de radio y televisión.
    c. Coros infantiles.
    d. Reuniones evangelizadoras para niños.
    e. Cursos bíblicos por correspondencia.
    f. Otros programas misioneros creativos como, por ejemplo, clubes de gimnasia para niños.


En las iglesias donde no haya un departamento de Ministerios de los Niños, las Escuelas cristianas de vacaciones, las filiales de la Escuela Sabática para niños, los Clubes bíblicos de la vecindad y la Hora de la historia estarán bajo la dirección del departamento de Escuela Sabática.

 

Involucramiento de los niños en el servicio a otros.

 

La participación no sólo aumenta las capacidades y le asegura a los niños que son una parte
necesaria de la familia de la iglesia, sino que, lo que es más importante, el involucramiento en el servicio a otros es una parte importante de su crecimiento en la gracia. Los esfuerzos creativos para involucrar a los niños en el servicio los ayudará a establecer una norma de servicio que puede continuar durante toda la vida.

 

Aquí hay algunas sugerencias para desarrollar el ilimitado potencial de los niños:

  • a. Participación en los servicios divinos.
    b. Participación en la obra misionera de la iglesia.
    c. Visitación a los presos.
    d. Presentaciones musicales.
    e. Servicios a la comunidad.
    f. Oportunidades de liderazgo en evangelismo, estudios bíblicos y seminarios sobre profecías.


Salvaguardando a los niños.

 

En Mateo 18:6 Cristo habla enérgicamente acerca de aquellos que lastiman intencionalmente a los niños: "Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar". La iglesia local debe dar los pasos razonables para salvaguardar a los niños comprometidos en actividades auspiciadas por la iglesia, eligiendo como líderes y participantes en los programas para los niños a personas con altos valores espirituales y morales.


Comisión directiva.

 

La comisión directiva del departamento de Ministerios de los Niños trabaja bajo la dirección de la junta directiva de la iglesia o de la del departamento de Ministerios Personales. Se elegirá a los miembros tomando en cuenta la intensidad de su interés y su experiencia en el trabajo con niños. El número de miembros variará de acuerdo con las necesidades de cada iglesia.

 

Las responsabilidades de la comisión directiva pueden incluir:

  • a. Proveer cooperación y equilibrio entre las actividades educacionales religiosas planeadas para niños.
    b. Trabajar juntos para coordinar todas las actividades con el objeto de evitar superposiciones o lagunas en los planes para los niños, y preparar un calendario anual de actividades que incorpore todos los programas para los niños.
    c. Mantener al da los registros de los niños que son miembros de iglesia y de los niños de la comunidad que han participado en las actividades de la iglesia.
    d. Conducir una encuesta de las necesidades de los niños de la congregación y/o la comunidad.


Coordinador.

 

Al coordinador de Ministerios de los Niños lo elige la iglesia, y debe ser una persona de excelente moral y ética, que demuestre amor y compromiso con Dios, la iglesia y los niños, y que tenga habilidad y experiencia en el trabajo con los niños.

 

 La función del coordinador del departamento de Ministerios de los Niños puede incluir responsabilidades tales como:

  • a. Programar y presidir la comisión directiva de Ministerios de los Niños incentivando un espíritu de equipo entre los que trabajan para y con los niños, y siendo el líder del equipo en la creación de un ministerio para los niños que los dirija a Cristo y les permita que participen en todas
    las actividades de la iglesia.
    b. Servir como abogado de los intereses de los niños ante:

  • 1) La junta directiva de la iglesia, manteniendo a los miembros de dicha junta informados de las preocupaciones y los logros, comunicando los resultados de la encuesta de necesidades de los niños y animándolos a financiar los programas para los niños.
    2) El pastor, trabajando junto con él para conseguir que los diversos aspectos de la vida de la iglesia sean significativos para los niños.
    3) La comisión directiva del departamento de Ministerios Personales, participando en la planificación para la iglesia, sugiriendo caminos para envolver a los niños en sus planes.
    4) Los lideres de las actividades de los niños, apoyándolos y animándolos.


  • c. Dar pasos razonables para mantener una moral alta y una calidad ética de liderazgo para los niños.
    d. Mantener comunicación con los padres y líderes de las actividades de los niños, informándolos acerca de los talleres, las convenciones, los congresos campestres y otras actividades, e incentivando su crecimiento en el conocimiento de los niños.
    e. Buscar oportunidades para gastar tiempo con los niños con el objeto de mantenerse en contacto con su manera de pensar y sus necesidades.

 

La Sociedad de Menores Adventistas


El propósito de la Sociedad de Menores Adventistas es similar al de la Sociedad de Jóvenes Adventistas: Formar el carácter, proveer una oportunidad para la interacción social, capacitar en liderazgo e involucrar a los menores en el servicio cristiano. En los pases donde hay escuelas de iglesia, la Sociedad de Menores Adventistas generalmente forma parte del círculo espiritual de la escuela.

 

Se considera que cada sala de clase de la escuela de iglesia es una sociedad separada, con el maestro o la maestra como líder, y los alumnos elegidos como oficiales de la sociedad. Donde no haya escuela de iglesia, los menores deben ser integrados en el programa general de los jóvenes con un enfoque de involucramiento familiar.

 

Sociedad de Menores Adventistas


La Sociedad de Menores Adventistas tiene por objetivo la capacitación de los menores para el liderazgo y el servicio cristiano, y el desarrollo máximo de las posibilidades de cada menor. En las iglesias que tienen escuela primaria, la Sociedad de Menores Adventistas es parte del plan de estudios, con el maestro como director de la sociedad. Cuando la sociedad de menores funciona en la escuela de la iglesia, se considera que cada sala de clases es una sociedad, y los alumnos de los primeros años del nivel primario son clasificados como miembros preparatorios, y los alumnos de los otros cursos son considerados miembros regulares de la Sociedad de Menores Adventistas.


Aunque el profesor es el líder o consejero de la sociedad, los estudiantes deben dirigir las reuniones, celebradas generalmente durante el primer período de clases. Los alumnos que actúan como dirigentes (lo cual incluye al alumno director, vicedirector, secretario, tesorero, director de
canto, pianista y cualquiera otra responsabilidad de liderazgo que la clase decida tener) son elegidos por la clase en consejo con el profesor. Usualmente estos dirigentes actúan durante un mes o un trimestre para dar a todos la oportunidad de ganar experiencia en el liderazgo y la responsabilidad. Donde no hay escuela de iglesia puede integrarse a los menores en el programa del ministerio joven de la iglesia, o bien puede establecerse una Sociedad de Menores Adventistas separada, que se reunir‡ en el momento más oportuno. En alguna s iglesias el Club de Conquistadores tomó el lugar de la Sociedad de Menores, puesto que su especializado programa contempla los mismos objetivos y ofrece más oportunidades. En los casos en que coexisten el Club de Conquistadores y la Sociedad de Menores Adventistas, debe haber estrecha coordinación y cooperación entre ambos, y el director de la Sociedad de Menores Adventistas debe pertenecer a la comisión directiva del Club de Conquistadores y viceversa.

 

Las actividades de la Sociedad de Menores Adventistas incluyen la buena lectura, el estudio de la Biblia, las adivinanzas bíblicas, la música y los programas desarrollados por los menores a partir de los materiales provistos por el maestro y el departamento de Jóvenes de la Asociación/Misión/Campo.

Como la música es un elemento muy importante en el programa joven, debe tenerse cuidado para que la música que se utilice glorifique a Dios.  Los alumnos lideres deben ser animados a desarrollar programas e ideas originales en sus programas, que incluyan la participación de toda la clase. Deben planificarse reuniones de testificación, y cada año deber‡ adoptarse un proyecto misionero especial al que pueda aplicarse una parte de las ofrendas recogidas por la sociedad. También habrá que promover las actividades sociales. Algunas de las reuniones de los menores
debieran dedicarse al estudio de las clases de los menores adventistas, en preparación para la investidura que se llevar‡ a cabo al final del año escolar.


Los miembros de la Sociedad de Menores Adventistas deben aprender y, por la gracia de Dios, practicar el siguiente Voto del Menor Adventista y la Ley y sus ideales:


Voto del Menor Adventista


Por la gracia de Dios, seré puro, bondadoso y leal, guardaré la Ley del Menor Adventista, seré siervo de Dios y un amigo de la humanidad.


Ley del Menor Adventista


La Ley del Menor Adventista me manda: Observar la devoción matutina. Cumplir con la parte que me toca. Cuidar mi cuerpo. Tener una mirada franca. Ser cortés y obediente. Andar con reverencia en la casa de Dios. Conservar una canción en el corazón. Hacer mandados para Dios.


El Blanco y el Lema son los mismos que los de los Jóvenes Adventistas.

 

El Blanco: "El mensaje del advenimiento a todo el mundo en mi generación".

 

El Lema: "El amor de Cristo me constriñe".

 


Clases de los Menores Adventistas.

 

 Se ofrecen seis clases para los menores, a saber: Amigo, Compañero, Explorador, Orientador, Viajero y Guía. Se otorga una insignia a los que cumplen con los requisitos de cada clase. Se ofrecen también las siguientes clases de desarrollo para los niños de entre 6 y 9 años de edad: Abejitas Laboriosas, Rayitos de Sol, Constructores y Manos Ayudadoras.