Make your own free website on Tripod.com

Iglesia Adventista Del Séptimo Día - Central Chorrillos

Los Profetas

Home
Junta Directiva
Informe Económico Mensual
Paradero Desconocido
Plan de Trabajo
Días de culto
Proyectos
Feligresía de Iglesia
Bautismos
Creencias
El Anciano de Iglesia
El Mayordomo
Ministerio Personal
Secretaría de Iglesia
Tesorería de Iglesia
Ministerio de la Mujer
Sociedad de Jóvenes
Ministerio del Menor
Escuela Sabática
Dorcas
Diáconos
Diaconizas
Hogar y Familia
Elección de Dirigentes
Historia nuestra
Reunión Administrativa
Sistema Organizacional
Disciplina Eclesiástica
Servicio de Comunión
El Sábado
El Diezmo y Las Ofrendas
Alabanza Congregacional
Recreación & Diversión
El Homosexualismo
"Los 7"
Los Profetas
El Anticristo
Los 144,000
Los Diez Mandamientos
El Tiempo de Angustia
Vínculos

     El profeta es elegido por Dios. (Deuteronomio 18:15) Habla las palabras de Dios. (Deuteronomio 18:18) Recibe las revelaciones por medio de sueños y visiones. (Joel 2:28; Salmo 89:19; Job 33:14-16; Ezequiel 1:1) Las visiones eran acompañadas de notables fenómenos físicos:

a) Pérdida de la fuerza (Daniel 10:8,17)

b) Inconsciencia. (Daniel 10:9)

c) Ausencia de respiración. (Daniel 10:17)

d) Los ojos permanecen abiertos. (Números 24:3,4)

e) Recibe fuerza sobrehumana. (Daniel 10:18)

CARACTERÍSTICAS DEL VERDADERO PROFETA:

  1. Habla de acuerdo a la Ley y al Testimonio. (Isaías (:20)
  2. Sus frutos son dignos. (Mateo 7:20)
  3. Sus predicciones se cumplen. (Jeremías 28:9)
  4. No induce al pueblo a la apostasía. (Deuteronomio 13:1-3)
  5. Induce a seguir a Jesús. (2 Corintios 10:5)
  6. Su enseñanza concuerda con la de otros profetas. (1 Corintios 14:37)
  7. Declara lo que Dios le inspira y no habla de sí mismo. (Jeremías 23:14)
  8. Reprueba el pecado (Jeremías 23:22)
  9. Declara que Jesús ha venido en carne. (1 Juan 4:3)

EN LOS TIEMPOS DEL FIN:

Mateo 24:11 dice: "Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos"

Si hay falsos profetas queda implícito que habrán verdaderos profetas de Dios en el tiempo del fin. Mucho tiempo antes que Cristo lo dijera, lo profetizo el profeta Joel. (Joel capítulo 2:28...)