Make your own free website on Tripod.com

Iglesia Adventista Del Séptimo Día - Central Chorrillos

Historia Del Grupo Adventista en Chorrillos

Home
Junta Directiva
Informe Económico Mensual
Paradero Desconocido
Plan de Trabajo
Días de culto
Proyectos
Feligresía de Iglesia
Bautismos
Creencias
El Anciano de Iglesia
El Mayordomo
Ministerio Personal
Secretaría de Iglesia
Tesorería de Iglesia
Ministerio de la Mujer
Sociedad de Jóvenes
Ministerio del Menor
Escuela Sabática
Dorcas
Diáconos
Diaconizas
Hogar y Familia
Elección de Dirigentes
Historia nuestra
Reunión Administrativa
Sistema Organizacional
Disciplina Eclesiástica
Servicio de Comunión
El Sábado
El Diezmo y Las Ofrendas
Alabanza Congregacional
Recreación & Diversión
El Homosexualismo
"Los 7"
Los Profetas
El Anticristo
Los 144,000
Los Diez Mandamientos
El Tiempo de Angustia
Vínculos

 

La voz profética de Cristo ha dicho, Señor y Dios nuestro ha dicho y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todos los gentiles, entonces vendrá el fin.

 

            Chorrillos, no sería la excepción en la misericordia del Omnipotente Dios que es Padre, Creador y Salvador de todos los hombres.

 

            Al hacer reminiscencia de los pioneros adventistas del 7º día en este tradicional balneario del sur de la  capital, nos ubicaremos retrospectivamente en la mitad de la década de los años treinta.

 

            En la calle Bogotá, en un corralón sin número, allí Fortunato Gutiérrez Quispe, natural de Ayacucho, de ocupación agricultor, hombre de profunda convicción cristiana e infatigable predicador, sienta su cuartel de cruzada evangélica en la casa del creyente, Sr. Juan Terrazos, obrero de la municipalidad de este distrito chorrillano.

 

            Eran los tiempos en que el evangelio se consideraba herejía y los practicantes anatema, solamente el valor y la seguridad de ser servidores del Dios Viviente a favor del prójimo, los sostuvo incólume, la decisión férrea y el trabajo misionero constante de estos dos queridos y recordados hermanos, a la postre dio sus frutos pues se convirtieron la familia Curi Santosa Huamán, Felipe Terrazos, Carlos Alejos y la familia Zorrilla.

 

            Las humillaciones y escarnios de que eran objeto por el prejuicio del pueblo propiamente católico romano, la pérdida del primer amor a la causa, y la falta de unidad fraternal, más el terremoto del año de 1940 en que el distrito de Chorrillos, quedó casi destruido, el pequeño grupo se dispersó.

 

            Pero la voz del Altísimo ha dicho, porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve y no vuelve a ella, sino que harta la tierra y la hace germinar, producir y da cimiente al que siembra y pan al que come.

 

            Así será mi palabra que sale de mi boca no volverá a mi vacía, antes hará lo que yo quiero y será prosperada en aquello a que lo envié.

 

            La verdad estaba sembrada y sus rayos de luz permanecían en el corazón de algunas personas sinceras, así pues el año de 1948, como el ave Fénix de la mitología se levanta rejuvenecida de las cenizas. Así más esplendorosa que ésta fantasía, Dios volvería a levantar otra familia adventista, de la cual hoy somos sus continuadores.

 

            En la fecha indicada, Fortunato Gutiérrez Quispe, que había vuelto de Cuayo, nuevamente empieza su labor misionera, esta vez con la colaboración del Ingeniero Muñoz, miembro de la iglesia de Miraflores, que le facilita un cuarto de su propiedad en la Av. Argentina # 178 – Chorrillos, para que los nuevos conversos realicen sus cultos.

 

            Conforme a la promesa de Dios, su Santa Palabra comenzó nuevamente a dar frutos que fueron: María R. de Aparicio, Rosa Aparicio, Nicolasa Castañeda, Francisco Boñe, Andrea Grandez, Delia de Burbank, Urías Florindez, Juana Sotomayor de Chávez,  Toribia de Lucero, Estefanía de Paz, Ricardina Rubio de Caldas, Gladis Cooper, Manuel Lucas Navarro, Susana Moleros de Lucas, Héctor Moleros, Ramón Caldas Príncipe, Alejandro Lucas Navarro.

 

            En el año 1950, el grupo adventista de Chorrillos, fue reconocido y organizado como tal por la administración de la misión, quedando dependiente de la iglesia de Miraflores, la primera junta directiva quedó conformada así:

           

            Fortunato Gutiérrez Quispe:       Director de Grupo y Tesorero.

            Nicolasa Castañeda:                 Directora de Escuela Sabática.

            Sara Gutiérrez:                         Secretaría.

 

            Primer Misionero de profesión Pablo Silva, enviado para colaborar en los cultos sabáticos y adoctrinamiento.

 

            El primer bautismo del grupo se realizó el 1º de enero de 1954 en Miraflores, en la pileta de la residencia del recordado educador y hermano en la fe, el Dr. León. El oficiante fue el pastor de nacionalidad Argentina Isaías Ramos, los bautizados fueron: María Romero de Aparicio, Rosa Aparicio Romero, Sara Gutiérrez, Elías Castañeda, y el matrimonio Henríquez – Julca, convertidos en la iglesia de Huaral.

 

Dentro de las múltiples necesidades del grupo, uno fue el no tener lugar propio, por tal motivo desde sus inicios la feligresía se propuso ahorrar con  mentalidad futurista para tener un templo propio, para tal fin cada sábado se recogía una ofrenda especial con el lema “un centavo más para Cristo” la misma que se depositaba en el Bando del Progreso de Miraflores.

 

La falta de propiedad hizo que el grupo estuviera en constante éxodo un tiempo aquí y otro allá, de la Av. Argentina se pasó a la calle Miguel Iglesias de aquí se volvió Al lugar de fundación ampliado tres veces, más tarde se fue desalojado con las pertenencias en la calle por el consejo municipal, las causas fueron el ensanchamiento de la Av. Para embellecimiento urbano del distrito.

 

En aquellos años el grupo pertenecía al distrito misionero de la iglesia de la Aurora. Y era el tiempo en que se estaba lotizando la Urb. Matellini, entonces la hermandad del grupo con el asesoramiento del pastor Budy  Rivas de nacionalidad ecuatoriana, ante la directiva de la misión y con el visto bueno de la misma y previo acuerdo de sol por sol, invertir los ahorros acumulados arriba mencionados en la compra de dos terrenos juntos de 160 mt2. Cada uno en la 3º zona de esta Urbanización Matellini.

 

Con motivo del desalojo, la hermandad del grupo asistió a la iglesia de la Aurora año u medio. Esta contingencia y distancia en nada menguó la fe de los hermanos.

 

Corrían los años de 1975, el pastor Budy Rivas, hizo contacto con los líderes de la iglesia Metodista de Chorrillos, signada con el · 555 de la Av. Huaylas y logró que se nos prestase su capilla previa condición, se daría como compensación, una ofrenda voluntaria y se ocuparía solamente los días sábados y sin hacer ninguna otra actividad, permanencia que duró dos años.

 

De aquí se pasó al asentamiento humano de Armatambo, al domicilio de nuestro hermano Juan Alcarraz, quien juntamente con su esposa Yolanda nos cedieron generosamente y sin condiciones casi toda su casa para la celebración de todos los cultos acostumbrados

 

            A comienzos del año 1978, se pone a la venta el terreno asignado con el # 569 de la Av. Huaylas con un metraje de 10 mt de frontera por 50 de largo  haciendo un total de 500 metros cuadrados.

 

            La oportunidad había llegado, para cristalizar los caros anhelos de muchos años, un lugar céntrico con vías de comunicación a toda hora y de norte a sur sin riesgo de perderse, oportunidad de poseer un terreno propio para levantar un templo monumento para la gloria y honra del Dios viviente y refugio para aquellos que buscan la salvación.

 

            Una vez más la hermandad del grupo por medio de su representación, la junta directiva se pone de acuerdo con el pastor distrital, Budy Rivas y concertan una      entrevista con el presidente de la Asociación Central, pastor Haroldo Morán, después de un diálogo alturado y visionario, considerando que Chorrillos ha crecido geográfica y demográficamente y que aún puede ser constituido un nuevo distrito misionero por sus alcances que ahora ofrece, se llegó a feliz término, en que se haría las gestiones convenientes para la compra del terreno ubicado en  la Av. Huaylas 569.

 

            Para tal efecto se vendieron los lotes de la urbanización Matellini, más la ayuda económica de la Asociación y de la iglesia de Miraflores, a quien nuevamente pertenecemos como distrito misionero, por petición de la Asociación y por consentimiento nuestro se verificó la compra y venta de dicho terreno con la asesoria en lo legal  conforme a ley con los servicios del Dr. Max Mallqui, procurador de los vienes raíces de la iglesia en nuestro país.

 

            Verificado el negocio. La Asociación Peruana Central, hizo derrumbar el cerco antiguo para levantar paredes nuevas y columnas como ahora se conoce.

 

            No fue fácil entrar en posesión de esta propiedad, las personas que la ocupaban se creían con derechos de legitimidad por lo cual hicieron juicio que duró tres años.

 

            El día 02 de abril de 1981 a horas 10 am con la presencia del juez coactivo, oficiales de la guardia civil de Chorrillos, el presidente de la Asociación pastor Arnaldo Enríquez Valencia; Celso Moreno, procurador; el director del grupo, Juan Alcarraz y el que escribe esta historia (Aquiles Henríquez), se procedió al desalojo y ocupación del terreno en cuestión.

 

            Y llegamos al año 1983, la iglesia de Miraflores convino en realizar una campaña evangelizadora mediante conferencias culturales, familiares y religiosas por espacio de tres meses, para dicho evento primeramente construyó un salón de actos, el que ahora ocupamos, se levantó una carpa en el interior del terreno, se hizo propaganda masiva por medio de visitación personal, encuestas de los temas a tratarse, cartelones, tratados, programas y perifoneo.

 

            Las conferencias se presentaron bajo los auspicios del Instituto Peruano de Bienestar Integral, con el lema “Es hora de Vivir”. El conferenciante y director de las conferencias fue el pastor Diego Delgado, colaborador del pastor Orlando Ramos Giles, y el misionero Ariel Tenorio, ayudantes e instructores. Srtas. Luz Regalado y Elena Echegaray y los jóvenes estudiantes y egresados del Colegio Teológico Unión, hoy universidad. Héctor Medina, Pedro Huaringa,  Ricardo Valdez, Edison Choque y Víctor Infante.

 

            El día 16 de agosto de 1983 se inauguró las conferencias a horas 7.30 pm con un lleno total de la carpa y visitas de altos dignatarios de la iglesia, estuvieron el presidente de la Unión Incaica, el pastor Enrique Berg y el de la Asociación Peruana Central, pastor Arnaldo Enríquez Valencia, representantes de todo el distrito misionero, y el Sr. Pablo Gutiérrez Weselby, alcalde del Honorable Consejo de Chorrillos, quien hizo uso de la palabra destacando la labor encomiable de la iglesia presentando enseñanzas de vital importancia para las familias, la juventud y otras esferas sociales.

 

            Las conferencias a partir de la fecha indicada se realizaron a dos turnos con gran aceptación de la población, los frutos no se hicieron esperar y los resultados fueron óptimos.

 

            Rindieron sus vidas a los pies de Cristo como su Salvador personal 146 preciosas almas, uniéndose a la iglesia mediante el rito bautismal por inmersión; 112 que se bautizaron en la pileta del Cultural Lima, ubicado en la urbanización Villa Marina y los restantes en la iglesia de Miraflores.

 

            A fines de Noviembre terminaron las conferencias y el pastor Orlando Ramos, continuó fortaleciendo en la fe a los nuevos conversos, quedando finalmente como misionero del flamante grupo el profesor y teólogo Darío Zúñiga Castillo, quien contrajo matrimonio con la Srta. Esther Lucas Molero en la universidad de Ñaña, poco tiempo después fue enviado a trabajar a Cerro de Pasco, en su reemplazo está Oscar Chileno Castillo, gestor propulsor del bautisterio y de las cortinas que admiramos y apreciamos con sumo gozo y que quedará como gratísimo recuerdo de esta ceremonia de inauguración y organización de Iglesia.

 

            El camino recorrido hasta hoy no ha sido fácil, ha habido momentos felices y otros tristes, el año 68 la iglesia afronta un  cisma, por un falso reavivamiento a escala nacional, rebelión que afectó tremendamente al grupo de Chorrillos, pues la mayoría de sus miembros se dispersaron, pero la mano poderosa de Dios sostuvo a los que permanecieron fieles.

 

            También se ha sentido el amargo dolor de la pérdida irreparable por la muerte de varios de sus miembros que son los siguientes; Alejandro Hernández, Nicanor Curi, Salomón Castañeda, Urías Chicuala, y Fortunato Gutiérrez Quispe, fallecido en Lurín a la edad de 96 años, y las hermanos María Barrios, Zara Aparicio, Juana de Curi, Grimadesa Polo de Curiel, Leudecia de Zúñiga, Vita viuda de Figueroa y  Ricardina Julca de Enríquez.

 

            Ellos y ellas queridos y siempre recordados, hermanos y hermanas que vivieron una existencia digna de ser imitada legándonos un permanente ejemplo de fe y fidelidad, decimos con el salmista a sus familiares como homenaje póstumo a la memoria de los caídos pero no vencidos.

 

            “Estimada es en los ojos de Jehová la muerte de sus santos” Salmos 116: 15, también la oportunidad es propicia para recordar a aquellos hermanos conocidos como el director de grupo, que con el correr de los años han sido muchos y que por el tiempo y fragilidad de la memoria no podremos mencionarlos a todos, reconocemos que después de Dios y el consejo de su Santa Palabra, ellos nos animaron, consolaron y ayudaron al fortalecimiento de nuestra fe en los momentos de incertidumbre, dudas, tristezas y miserias. A todos ellos nuestra gratitud y nuestro permanente recuerdo.

 

            Directores de Grupo de 1948 a 1985: Fortunato Gutiérrez Quispe, Juan Neira, Máximo Vicuña Arrieta, Máximo Galarza, Rodolfo Salazar Canales, Celso Pérez Isla, Laberiano Gonzáles, Juan Alcarraz, Gregorio Dávila Florindez y el autor de esta historia (Aquiles Enríquez).

 

            Los miembros del año 1948, fusionados con los del año 83, forman la actual familia adventista del 7º día en este floreciente y renovado distrito de Chorrillos.

 

            Esta fecha, 19 de Octubre de 1985, marcará un hito más en nuestra trayectoria y a la vez un reto para la flamante iglesia en la prosecución de “Id y predicad”

 

            Seguro es, nada podrá detener los planes y propósitos del Omnipotente Dios Señor Rey del universo.

 

            Cerraré estas reminiscencias con el cantor de Israel, diciendo: “El consejo de Jehová permanecerá para siempre, los pensamientos de su corazón por todas las generaciones.

            Bienaventurada la gente cuyo Dios es Jehová, el pueblo que él escogió como heredad para sí” 

 

                                   Salmos 33: 11,12

 

Amen.