Make your own free website on Tripod.com

Iglesia Adventista Del Séptimo Día - Central Chorrillos

Hogar y Familia

(Ministerios de la Familia)

Home
Junta Directiva
Informe Económico Mensual
Paradero Desconocido
Plan de Trabajo
Días de culto
Proyectos
Feligresía de Iglesia
Bautismos
Creencias
El Anciano de Iglesia
El Mayordomo
Ministerio Personal
Secretaría de Iglesia
Tesorería de Iglesia
Ministerio de la Mujer
Sociedad de Jóvenes
Ministerio del Menor
Escuela Sabática
Dorcas
Diáconos
Diaconizas
Hogar y Familia
Elección de Dirigentes
Historia nuestra
Reunión Administrativa
Sistema Organizacional
Disciplina Eclesiástica
Servicio de Comunión
El Sábado
El Diezmo y Las Ofrendas
Alabanza Congregacional
Recreación & Diversión
El Homosexualismo
"Los 7"
Los Profetas
El Anticristo
Los 144,000
Los Diez Mandamientos
El Tiempo de Angustia
Vínculos

El gran objetivo del departamento de Ministerios de la Familia es fortalecer a la familia como centro de discipulado. La familia fue establecida por creación divina como la institución humana fundamental. Es el ambiente básico en al cual se aprenden los valores y se desarrollan las capacidades para una .íntima relación con Dios y con otros seres humanos.

 

Ministerios de la Familia es un ministerio de gracia que reconoce las enseñanzas de la Biblia con respecto a la familia como normativas y pone en alto los ideales divinos para la vida familiar. Al mismo tiempo, ayuda a comprender el dolor que sufren las personas en un mundo caído. Por lo

tanto, Ministerios de la Familia trata de capacitar a las familias para buscar los ideales divinos, difundiendo siempre al mismo tiempo las buenas nuevas de la gracia salvadora de Dios as. como la promesa de que es posible el crecimiento mediante la morada interior del Espíritu Santo.

 

El departamento se concentra en las relaciones interpersonales. Se interesa por las necesidades de las personas casadas, de los padres y los hijos, por las necesidades familiares de las personas solteras, y por todos los miembros del circulo familiar a medida que pasan por las etapas naturales

de la vida y luchan con los cambios inesperados en sus vidas.

 

El departamento de Ministerios de la Familia fortalece y estimula familias saludables. Ayuda a las personas a establecer y mantener fuertes relaciones familiares, porque reconoce que las familias cristianas saludables producen vigorosos miembros para el reino de Dios y dan un cautivante

testimonio ante la comunidad que los rodea. El departamento promueve la comprensión, la aceptación y el amor dentro de las familias humanas y en la más amplia familia de Dios, e incentiva la reconciliación y la restauración entre las generaciones prometidas en el mensaje de Ellas en Malaquías 4:5 y 6.

 

El departamento trae esperanza y amparo a los que fueron heridos y lastimados por el abuso, la disfunción familiar y las relaciones deshechas. Ministerios de la Familia promueve la capacitación en diversas habilidades interpersonales que se necesitan en las relaciones humanas. Además, provee oportunidades de crecimiento a través de la educación y el enriquecimiento familiar. Anima a personas, matrimonios y familias a someterse a terapia familiar profesional cuando tal cosa es necesaria.

 

Un ministerio familiar adecuado incluir.: instrucción premarital para todas las parejas antes del casamiento; oportunidades para fortalecer el matrimonio; educación de los padres, dando atención especial a las necesidades de familias con padres solteros o viudos, o aquellas en que hay padrastros o madrastras; instrucción en el evangelismo de familia a familia; y ministerios de apoyo para familias con necesidades especiales.

 

Comisión directiva. Para suplir las necesidades de las familias de la iglesia con más efectividad, la junta directiva de la iglesia puede establecer una comisión directiva de Ministerios de la Familia, presidida por el director del departamento de Ministerios de la Familia.

 

Aunque esta comisión directiva no debe ser demasiado grande para que pueda ser efectiva, debe incluir los dirigentes que sean necesarios, as. como otras personas que comprendan las diversas necesidades de las familias de la iglesia. Las personas que enfrentaron experiencias traumáticas

en su vida y en su familia, y crecieron espiritualmente en medio de dichas experiencias, pueden hacer valiosas contribuciones como miembros de la comisión directiva. La comisión directiva debe incluir tanto a hombres como a mujeres y, donde sea posible, al menos una persona soltera, un matrimonio, uno o dos padres y una persona que represente a los diversos grupos, por edades, de la iglesia. Los deberes de la comisión directiva serán los siguientes:

 

  • a. Ayudar a los dirigentes de la iglesia a recopilar información demográfica sobre las familias, tanto dentro de la iglesia como en la comunidad que la rodea, para identificar a los grupos a quienes se les debe dar ayuda familiar.

  • b. Ayudar a los lideres de la iglesia a evaluar las necesidades de los miembros de la iglesia en lo que se refiere a educación, enriquecimiento y aconsejamiento en cuanto a la vida familiar; y a desarrollar un plan para utilizar tanto los recursos de la comunidad como los de la iglesia para suplir esas necesidades.

  • c. Incentivar la sensibilidad al impacto de los programas de la iglesia sobre la vida familiar, en asuntos tales como la inversión de tiempo, energía, dinero y otros recursos familiares requeridos.

  • d. Participar con el departamento de Ministerios de la Familia de la Asociación/Misión/Campo en la instrumentación de programas de .nfasis familiar promovidos por el departamento.

  • e. Cooperar con el liderazgo de la iglesia en la preparación, planificación y ejecución de eventos y programas adicionales sobre vida familiar que sean necesarios, tanto para nutrir a las familias de la iglesia como para la penetración evangelizadora en la comunidad.

  • f. Promover una atmósfera de cordialidad y compañerismo, produciendo una sensación de "familiaridad" en la congregación y un espíritu restaurador hacia las familias que tienen necesidad de apoyo y aliento.

 

Dirigentes. Puede elegirse a una persona o a un matrimonio para que sirvan como directores de Ministerios de la Familia. Las personas que se elijan deben tener una actitud positiva para con Dios, para consigo mismas, para con los otros y para con la iglesia. Los directores deben tener

una familia con fuertes y crecientes relaciones, y demostrar un interés sincero en promover el bienestar de todas las familias. Para ser eficientes es necesario que comprendan el plan de redención de Dios para sanar las rupturas en las relaciones producidas por el pecado. También es sumamente importante que los dirigentes tengan la capacidad de guardar las confidencias,

y saber cuándo y cómo animar a los individuos que se encuentran en situaciones criticas a que busquen consejo profesional.

 

Los deberes del director de Ministerios de la Familia son:

  • a. Presidir la comisión directiva de Ministerios de la Familia.

  • b. Representar las necesidades y los intereses de las familias ante la junta directiva de la iglesia, y coordinar los planes de Ministerios de la Familia con el programa general de la iglesia.

  • c. Informar al pastor y a la junta directiva de la iglesia acerca de los intereses y las realizaciones del departamento, e incentivar el apoyo y la provisión de fondos para este ministerio.

  • d. Identificar los recursos de la iglesia y de la comunidad que contribuyan a promover el crecimiento relacional y provean ayuda para enfrentar situaciones críticas, as. como para elevar la concientización de estos recursos entre los líderes de la iglesia y las familias.